Las empresas ante el reto digital

10 - 02 - 2017

Vivimos con el incesante goteo de novedades tecnológicas que nos hace tener la sensación de que nuestra sociedad evoluciona rápidamente. Cierto. El cambio digital es ineludible. Lo digital es una de esas tecnologías disruptivas que va a marcar un cambio de era. Lo digital está transformando cómo nos relacionamos, está modificando los sistemas pedagógicos y alterando tanto escuelas como universidades; ha cambiado el concepto de información y está provocando un verdadero tsunami en los medios de comunicación, está cambiando los conceptos de representatividad y participación y poniendo en crisis los modelos tanto de sindicatos, como de partidos políticos. Y este fenómeno también llega con fuerza y rotundidad al mundo de la economía. Lo digital, pese a estar todavía en un momento incipiente de su desarrollo, ya ha comportado la desaparición de sectores que considerábamos estables y la aparición de nuevas industrias y protagonistas: Kodak y Google son dos ejemplos opuestos, mientras unos desaparecen otros surgen con una fuerza inusitada.

Ante este escenario podemos afirmar que no hay sector, oficio ni proceso, que no se vea obligado a una profunda reflexión sobre cómo le afecta lo digital. El hecho digital está obligando a las empresas a repensar procesos de todo tipo: el marketing, el desarrollo de marca, la atención al cliente, la selección de personal, la comunicación interna, la relación con los proveedores, la investigación de mercados, los procesos de internacionalización, la gestión de crisis, los procesos de innovación, la formación de personal y un largo etcétera hasta abastar todos y cada uno de los procesos de cualquier organización, sea cuál sea el área funcional y sea cuál sea el sector. 

¿Cómo iniciarse en la transformación digital?

En primer lugar, y antes de empezar ningún proyecto de digitalización es clave entender cuáles son los objetivos de negocio que tienes como compañía. Intentar entender como está tu mercado y tus clientes desde el punto de vista digital y ver cómo lo digital, para estos clientes y en este mercado, te ayuda a desarrollar los objetivos de negocio. Por tanto, yo creo que hay una primera fase de assessment, de diagnóstico y de entender cuáles son los principales retos.

Los principales ejes para la transformación digital 

Una vez claros los retos, en la construcción del cambio hay diferentes elementos a tener en cuenta para afrontar el reto digital. Primero la visión. Los directivos son los que deben invertir esfuerzos en anticipar amenazas y visualizar brechas de oportunidad originadas por fenómeno digital. Para ello, será esencial dominar las lógicas digitales y entender qué valor puede aportar lo digital a la empresa. Aquellos que tomen el control y sean capaces de convertirse en disruptores de sus mercados emergerán como los auténticos líderes.

Hay un segundo elemento fundamental que es cómo lo digital impacta en la actividad de negocio, por lo tanto, cómo trabajar los procesos, los puntos de contacto, el diseño de productos y servicios. La mecanización de procesos no es lineal en todos los sectores ni en todas las áreas funcionales. Ya es habitual ver a los taxistas con GPS, pero aún los hay que no aceptan el pago con la tarjeta de crédito. La digitalización de los procesos es desigual, pero avanza a medida que los beneficios de su puesta en marcha superan los gastos de inversión.

Actualmente, en la era digital y sobre todo gracias a los móviles, miles o mejor dicho millones de usuarios interactúan en directo en cualquier momento y desde cualquier lugar. Esto ha comportado que las empresas tengan la necesidad de revisar todos los puntos de contacto para garantizar experiencias de cliente satisfactorias y a la altura de sus necesidades o requerimientos. Situación que implica un profundo rediseño de procesos, sistemas, perfiles profesionales, de nuevos productos y servicios e incluso del modelo de negocio.

Y hay un tercer elemento crítico que es la cultura de la organización: cómo impacta lo digital en la organización, cómo nos reorganizamos, qué tipo de perfiles necesitamos y cómo damos respuesta. Para muchas compañías el reto digital no reside ni en los clientes ni en los procesos, sino que el principal desafío consiste en transformar la mentalidad de las personas y la cultura de la organización. Las resistencias al cambio y la falta de liderazgo son los principales caballos de batalla de las grandes organizaciones para afrontar la transformación la transformación digital del negocio. Para acelerar el proceso de digitalización de la empresa será necesario promover la adopción de competencias y habilidades digitales por parte de toda la organización.

Los líderes del cambio digital

La transformación digital tiene que impulsarlo la dirección y liderarlo todo el equipo. Para que la transformación digital de una compañía sea una realidad esta debe ir de arriba abajo. Es la dirección la que la tiene que impulsar pero es muy importante que el equipo se lo crea. Es un tema transversal, no un tema de tecnología, ni de marketing, ni de recursos humanos, sino de toda la compañía. Hay que evitar crear guetos dedicados a lo digital porque eso habitualmente genera rechazo en todas las organizaciones. Solo las compañías que sean capaces de insertar el chip digital en el ADN de la organización alcanzarán con éxito el reto digital.