Tendencias digitales del sector de gran consumo

30 - 04 - 2018

El sector de la alimentación y de los bienes de consumo vivirá más cambios en la próxima década de los que ya ha sufrido en los últimos 40 años. Un ejemplo de ello es el retail apocalypse, que ya es un hecho en Estados Unidos; en 2017 ha provocado el cierre de más de 6.800 establecimientos, superando el record de 2008, el año de la eclosión de la crisis financiera.

La causa del colapso del comercio minorista no es otra que el comportamiento cada vez más errático de los consumidores y de sus expectativas que, a día de hoy, van más allá del producto, del servicio o del precio. El denominador común de estos nuevos hábitos de compra es la transformación digital que, según estimaciones de la compañía global líder en servicios profesionales Accenture, podría crear un valor acumulado de 2,95 trillones de dólares para el año 2025 tan solo en el sector del retail.

Desde RocaSalvatella identificamos las 4 tendencias digitales que deberán monitorizar los líderes de la industria de la alimentación y de los bienes de consumo si quieren identificar las oportunidades clave para sus negocios durante la próxima década.

NUNCA SERÁ MEJOR MOMENTO PARA VENDER ONLINE EN ESPAÑA

Tras quedarse atrás, en comparación con otros sectores, el e-commerce está a punto de despegar en el de la alimentación y los bienes de consumo como canal de comercialización.

Según un informe de Nielsen, en Estados Unidos las ventas online de alimentación representarán el 20% del mercado en 2025. Esto significa que este sector crecerá 5 veces más en referencia al volumen actual y lo hará en tan solo 8 años.

En España, el mismo mercado ha crecido un 32% (de 1,4% a 1,8%) en el último año, según la cuarta edición del informe El futuro del e-commerce de Kantar Worldpanel. De hecho, en el ámbito del e-commerce, España está recuperando posiciones muy rápidamente en comparación con otros países europeos. Además, actualmente su crecimiento es de los más altos del continente.

“El aumento de las ventas online en alimentación y en bienes de consumo en España será de del 58% entre 2018 y 2022”

Según estimaciones de Digital Market Outlook de Statista, en España la facturación online en alimentación y bienes de consumo en el año 2022 será de 24.500 millones, es decir, un 58% más que en la actualidad.

Los segmentos que facturarán más en los próximos cinco años serán, entre otros, el de la moda (10.558 millones de euros), el de los juguetes y aficiones (4.535 millones de euros), el de la electrónica y medios (4.272 millones de euros), el de los muebles (2.670 millones de euros) y el de la alimentación y la droguería (2.478 millones de euros).

Estos datos ponen de manifiesto que el comercio electrónico en España está afectando a todas las categorías de productos. Incluso los productos que, hasta hace unos años, eran adquiridos exclusivamente en tiendas físicas ya están penetrando en el “campo de batalla” digital.

Por lo tanto, en este escenario se vislumbran numerosas oportunidades para las empresas tradicionales del sector. Una de ellas es la de potenciar las ventas online de su negocio a través de una plataforma e-commerce propia o su presencia en un market place como Amazon, con el objetivo de ocupar una posición de ventaja competitiva y para aprovechar el inicio de la época dorada del e-commerce en España.

NUEVOS NEGOCIOS PURE DIGITAL

Hoy en día, los consumidores no sólo compran cada vez más vía online sino que también buscan, comparan precios, consultan valoraciones de otros usuarios, acceden a información detallada de los productos y toman decisiones finales a través de este mismo canal.

Este tipo de comportamiento se debe al estado de conectividad permanente por el uso de teléfonos móviles, que proyectan una realidad en la que la forma en la que se relacionan, compran y consumen es totalmente diferente a la que estaban acostumbrados.

Además, sus expectativas son cada vez más altas por lo que aspiran a tener una experiencia perfecta, sin fisuras, alineada a su perspectiva, independientemente del “dónde” y del “cuándo”.

“El 82% de los consumidores consulta el móvil en la tienda física antes de tomar una decisión de compra”

El nuevo contexto ha proporcionado una transformación tan profunda del sector que ha favorecido la aparición de conceptos innovadores como el de Amazon Go, basada en una tienda física que pone el Smartphone en el centro de la experiencia de su cliente. También los player puramente digitales como Ulabox, Tudespensa.com, Del Super, Privalia, Zalando, Spotify o Airbnb los cuales han adquirido en muy poco tiempo posiciones de liderazgo difíciles de superar y sin una evolución de los modelos de negocio tradicionales.

Por eso, el reto al que se enfrentan las empresas del sector está relacionado con la innovación a partir del diseño de soluciones adaptadas a los nuevos comportamientos y expectativas de los consumidores con el objetivo de explorar nuevas oportunidades de negocio.

LA BARRERA ENTRE LA ESFERA DIGITAL Y LO FÍSICO SE ESTÁ DILUYENDO. EL NUEVO ROL DE LA TIENDA FÍSICA

Adaptarse a los nuevos hábitos de consumo también significa entender que, hoy en día, el consumidor reclama liderar no solo la toma decisiones sino también todo el proceso de compra, desde el descubrimiento del producto hasta su posesión. Todo esto, pasando por la mejor experiencia de compra, independientemente del canal.

Otro claro ejemplo de adaptación de los clientes a los nuevos hábitos de compra es el servicio Click&Collect que consiste en la compra online de productos para recogerlos en la tienda sin tener que hacer cola en el cajero. Además, también evita los gastos de envío derivados del e-commerce y la espera por la entrega de la compra.

Gracia a este servicio, hay numerosas marcas que pretenden tender un puente entre procesos de venta en la tienda y en la web de manera que, la combinación entre ambos sea capaz de derribar las barreras entre el mundo online y offline. Además de eliminar cualquier tipo de fricción entre marcas y consumidores. 

“En Reino Unido, el servicio Click&Collect tiene una previsión de crecimiento del 78% hasta el año 2020”

Esta tendencia está llevando a redefinir el rol de las tiendas físicas que ya no son concebidas como simples lugares en los que vender productos, sino espacios para conectar de manera directa y personalizada con el consumidor.

Por eso, es preciso definir de forma clara los puntos de contacto online y físicos entre marca y consumidor para entender sus frustraciones, para satisfacer sus necesidades y para ofrecerle experiencias únicas a través de una relación más directa y personal.

LOS ALGORITMOS YA TOMAN DECISIONES POR NOSOTROS

Cada diez años se produce una innovación disruptiva que cambia de forma radical los comportamientos de la sociedad a nivel global. En los años noventa llegó internet que se magnificó en los años dos mil gracias a la popularización de los smartphones.

Actualmente vivimos en la década de la inteligencia artificial, una tecnología que está asumiendo cada vez más protagonismo. 

En el caso del sector de la alimentación y de los bienes de consumo, hay numerosas compañías que ya están explorando los datos mediante el uso de algoritmos para sorprender a clientes y usuarios. Gracias a la inteligencia artificial estas marcas proponen nuevas experiencias como elemento diferenciador, con el objetivo de suprimir todos los engorros posibles con los que se encuentra el consumidor al entrar en contacto con ellas.

“El 70% de los consumidores millennials de Estados Unidos es propenso al uso de la inteligencia artificial para que les asesore en las tiendas físicas”

En base al histórico de navegación y al contexto de cualquier proceso de compra o del uso de una página web, los algoritmos actuales ya son capaces de entender el perfil del potencial del cliente, sus necesidades, sus gustos así como también puede predecir cuál será su comportamiento a la hora de relacionarse con la marca.

Esta información permite definir con precisión científica los canales y la manera en que cada marca debe interactuar con sus clientes así como los potenciales para diseñar una experiencia individualizada a tiempo real, para adaptar la oferta a sus perfiles o, incluso, para anticipar sus necesidades particulares antes de que ellos mismos se den cuenta de ellas.

Desde el empleo de los chatbots, las pantallas inteligentes que facilitan la experiencia de compra en la tienda física, hasta los robots que eligen los productos en el almacén, el sector de la alimentación y de los bienes de consumo ya está generando valor para los consumidores, los negocios, incluso para la fuerza de trabajo. Y todo a partir del uso de inteligencia artificial. 

Las previsiones de futuro vaticinan que esta tecnología cambiará drásticamente el comportamiento de compra de los mismos consumidores. Por eso, a medida que esto vaya ocurriendo, los retailers tendrán que gestionar cada vez mejor la información sobre el cliente para mantenerse competitivos con la creación de una experiencia altamente personalizada en el proceso de compra de un producto.

CONCLUSIONES

No cabe duda de que la digitalización será protagonista en la próxima década junto a otros ámbitos que los retailers deberán tener en consideración como por ejemplo, la progresiva concentración de población de clase media en la ciudad que cada vez es más amplia a nivel global y el gasto creciente por parte de los millennials.

Por todo esto, es necesario poner el foco de atención en la transformación digital centrándonos en las cuatro tendencias analizadas ya que para las empresas supondría alcanzar una posición privilegiada en el camino para conseguir los trillones de dólares que están en juego hasta 2025.