8 competencias digitales para el éxito profesional

11 - 04 - 2014

4. Trabajo en red

En un mundo caracterizado por la producción de conocimiento y donde la comunicación es constante y a través de múltiples canales la capacidad de trabajar en la Red y en red emerge como una de las competencias clave. El profesional de éxito ya no es aquel que posee más conocimientos o más recursos, ni siquiera el que tiene más experiencia sino aquel que es capaz de navegar en un mundo de información superabundante y en constante cambio, seleccionarla, jerarquizarla y reutilizarla y ponerla a disposición de otros. Aquel que es capaz de trabajar y liderar en red. La manera más eficiente de hacerlo es desde la Red y en red, movilizando las redes de personas y recursos disponibles en Internet. La expansión de la web social, las plataformas sociales y las herramientas de comunicación han traído un variedad de oportunidades para estar conectados, para la colaboración y la participación en el entorno profesional. La capacidad de trabajar en red potencia la tradicional competencia de trabajo en equipo. Trabajar en red es ser capaz de conectarse, compartir y crear juntos. Y en este contexto adquieren gran importancia las habilidades que tienen que ver con compartir conocimiento y con construir conocimiento de manera colaborativa.

Tim O’Reilly acuñó el término web 2.0 para explicar cómo el valor de las redes digitales no depende de la tecnología ni del contenido que por ellas circula sino de cómo han sabido promover la creación y la participación de comunidades de interés a gran escala. Lo diferencial ha sido su capacidad de generar valor, movilizando colectivamente los recursos, la flexibilidad y la riqueza del trabajo en red. En este escenario, a los profesionales ya no les basta lo aprendido en un momento dado de su vida, ni tampoco la experiencia adquirida a lo largo de una vida de trabajo. El desarrollo profesional, la capacidad de mantenerse al día y de aprendizaje continuo se revelan como una competencia fundamental, que implica, a su vez, que cada profesional sea capaz de aprender a aprender, reflexionar y seleccionar qué, dónde y de quién aprender. Trabajar en red no solo implica colaboración y coordinación, exige además saber gestionar la confianza y la autoridad en entornos no presenciales. Exige conocer cómo son los procesos de negociación en estructuras no piramidales. Trabajar en red, es una competencia básica para reducir el tiempo y la ineficacia en la toma de decisiones propia de las estructuras jerárquicas. Trabajar en red mejora la circulación de la información, favorece la visibilidad de los resultados, la transparencia, la rendición de cuentas y a la larga la competitividad empresarial.

Un profesional que domina la competencia de trabajo en red sabe trabajar con herramientas colaborativas para generar documentos con otras personas; utilizar herramientas de la Internet social para comunicarse y coordinarse con su equipo y con otros profesionales. Sabe actuar cuando es necesario como experto para el resto del equipo. Debe saber, por supuesto, dinamizar espacios virtuales internos y sacar el máximo provecho de espacios virtuales externos tanto para mejorar el posicionamiento de marca como para su desarrollo profesional. Debe, por último, saber recibir y dar feedback, negociar, contribuir, compartir y gestionar tareas de manera distribuida.

EL PROFESIONAL CON LA COMPETENCIA DE TRABAJO EN RED ES CAPAZ DE:

  1. Trabajar en procesos, tareas y objetivos compartidos con medios digitales

  2. Producir documentos colaborativos en línea

  3. Comunicarse, utilizando medios digitales, de forma eficaz y productiva con sus colaboradores

  4. Coordinarse y trabajar en equipo en entornos y con herramientas digitales

  5. Gestionar, usando medios digitales, de forma eficiente el tiempo y los recursos humanos asignados

  6. Desarrollar e implementar estrategias personales y organizacionales para el trabajo en red

  7. Colaborar en redes formales e informales compartiendo información y conocimientos

  8. Generar interacción y relaciones de calidad en entornos y comunidades en línea aprovechando la inteligencia social 

APORTA A LA ORGANIZACIÓN:

  1. Mejora la circulación de la información y del conocimiento, tanto tácito como explícito

  2. Mejora la eficiencia de los procesos

  3. Promueve la creatividad, la innovación y la serendipia

  4. Favorece el aprendizaje informal entre miembros de la organización

  5. Mejora el sentido de pertenencia y el alineamiento a los objetivos estratégicos 

Capítulo: 4. Trabajo en red